.

Carencias en cultivos de marihuana.

Muchas veces nos vemos con problemas en el cultivo, uno de los mas complicados son las carencias de minerales.

No es dificil mantener un cultivo sano y fuerte si se utilizan fertilizantes completos y se controla la calidad del agua y su concentracion de sales para no crear conflictos entre los diferentes minerales que aportamos a nuestras plantas.

Si no sabemos si la carencia obedece a un exceso de sales o a una falta de abono el procedimiento más seguro y exitoso consistirá en lavar primero la tierra y abonar después con un fertilizante completo. Al lavar la tierra la dejamos a cero, es decir, sin nutrientes. Luego con el abonado restauramos el equilibrio de nutrientes. En un par de días notaremos que la planta mejora y reanuda su desarrollo.

Carencia de calcio

Su carencia produce un desarrollo anormal en todo la planta. Las hojas muestran clorosis intensa en la parte apical, pasando el color del amarillo-verdoso de las hojas jóvenes, al amarillo-anaranjado en las más viejas., que pueden presentar también zonas necrosadas y rasgadas. El sistema radicular se desarrolla poco, y puede adquirir una consistencia gelatinosa. . En la carencia de calcio, las venas de las hojas viejas son de color claro, y no hay brotes tierno. El cannabis es poco consumidor de calcio, y tan solo en el caso de producción de semilla, sería necesario un pequeño aporte suplementario.

 

Carencia de fosforo

Las hojas y los tallos cogen un color verde oscuro o púrpura. Las hojas son pequeñas y oscuras. Se para o atrofia el crecimiento de las raíces, tallos y hojas.Las hojas más bajas amarillean y mueren. Los tallos están duros y quebradizos.
El cannabis toma de la solución nutritiva del suelo la mayor parte del fósforo que necesitan durante la etapa de formación del sistema radicular, motivo por el que debe ser aportado al comienzo del cultivo. Esto contradice muchos informes y tópicos en los que indican su aplicación casi exclusiva en la etapa o fase de floración, no obstante es conveniente un incremento moderado durante esta fase.

Carencia de magnesio

El magnesio es consumido en grandes cantidades por las plantas, por lo que cada vez se hace más necesaria su aportación a los cultivos. Es muy móvil dentro de la planta, por lo que, cuando falta, emigra de las hojas viejas a las jóvenes, manifestándose sus síntomas en aquellas.
Amarillean las hojas viejas entre las venas, que se mantienen verdes. Las puntas de las hojas primero, y el resto de la hoja a continuación, se ponen marrones. Las puntas de las hojas se curvan hacia arriba y luego mueren. La planta entera puede palidecer en unas semanas y morir.

Carencia de Nitrogeno.

Amarillean las hojas viejas y se queman las puntas. Se caen las hojas más viejas. Se atrofia el crecimiento. El color de las hojas se pone verde pálido. Las plantas crecen larguiruchas y espigadas. Los tallos están blandos, no se sostienen bien.
Es el elemento más importante en la nutrición vegetal; esta consideración no es exagerada si se piensa que es el elemento que en mayor cantidad es requerido por los vegetales . La falta de nitrógeno produce plantas raquíticas, cuyas hojas tienden a amarillear, como si faltara hierro. Su carencia también se traduce en hojas pequeñas y deformadas, que pueden adquirir tonos rojizos, sobre todo en las hojas viejas; el ovario no alcanza su desarrollo completo.
El exceso de nitrógeno produce un excesivo desarrollo de las plantas, con un incremento de hojas en detrimento de flores que lo deja en inferioridad de condiciones frente a las plagas, las enfermedades y los fríos. Al mismo tiempo, disminuye la cantidad y la calidad de la cosecha en todos sus aspectos.

Carencia de Potasio.

Amarillean las hojas más viejas, primero las puntas, luego toda la hoja adquiere un amarillo intenso. Las hojas se curvan hacia abajo. Las hojas más jóvenes se arrugan y se retuercen. Se mueren los brotes de crecimiento. Necrosis (tejidos muertos). Tallos blandos que no se sostienen o duros y quebradizos. El potasio no siempre falta sino que, a menudo, está bloqueado en la tierra a causa de la acumulación de sales. Para tratar esta deficiencia hay que lavar la tierra y luego fertilizar con un abono alto en potasio.

Exceso de sales.

La planta adquiere un color verde oscuro, al principio crece muy bien. Conforme el fertilizante se va acumulando, las hojas comienzan a quemarse en las puntas que se van curvando hacia abajo. La hierba demasiado abonada pica al fumarla e incluso chisporrotea por los restos de fertilizante. Lava abundantemente la tierra para arrastrar todo el exceso de fertilizante. Usa al menos dos litros de agua por litro de tierra aunque, si el exceso de fertilizante es muy notable, puede ser necesario lavar la tierra dos o más veces. Cuando la tierra este bien limpia abona moderadamente con un fertilizante completo como microelementos.

.

Suerte a tod@s en vuestros cultivos.

Semillas_Ripper__51795d442cf62.jpg
8,00 €
6,80 €
(Descuento: 15.00%)
Formato:
Cosecha:
Efectos:
Genética:
Semillas_Ripper__51795d442cf62.jpg
8,00 €
6,80 €
(Descuento: 15.00%)
Formato:
Cosecha:
Efectos:
Genética:
Hidrogarden__Hal_4eca8b0f949c4.jpg
25,00 €
20,00 €
(Descuento: 20.00%)
Volumen:
Semillas_Russian_51e0431aef512.jpg
35,00 €
28,00 €
(Descuento: 20.00%)
Formato:
Cosecha:
Efectos:
Genética:
Kit_Extraccion_B_5254279ae3025.jpg
190,00 €
152,00 €
(Descuento: 20.00%)

Síguenos en

Facebook Twitter Youtube Google+ nuestra cuenta de Instagram llámanos con Skype aqui estamos en Foursquare
Subir