(+34) 951 082 787 // 656 587 571 (WhatsApp)

Lunes a viernes de 10 a 20 horas.

Cesta0
Total:0,00 €
Tu cesta esta vacía!

"Por lo que me alcanza a saber, el único placer nuevo de veras viable, sería el que derivase de la invención de una nueva droga, de un sustituto más eficaz y menos nocivo tanto del alcohol como de la cocaína.
Si fuera millonario, dotaría de fondos suficientes un nutrido grupo de investigadores que emprendiera la búsqueda del tóxico ideal.
Si pudiera esnifar o ingerir algo que, durante 5 ó 6 horas al día, aboliera nuestra soledad, algo que nos pusiera en sintonía con nuestros semejantes, en una resplandeciente exaltación de los efectos, y que diera a la vida en todas sus facetas la sensación, no ya de que vale la pena vivirla, si no de que es algo de una belleza divina, algo cargado de sentido. Y si esa droga celestial, capaz de transfigurar el mundo mismo, fuera del tal índole que pudiéramos despertar a la mañana siguiente con la cabeza despejada y nuestra constitución física indemne, tengo la convicción de que todos nuestros problemas, y no sólo el pequeño problema que representa el descubrimiento de un placer realmente nuevo, quedaría total y completamente resueltos, y la tierra sería el paraiso"

Aldoux Huxley "Se busca un nuevo placer" en Música en la noche 1931
ÉXTASIS. CONFESIONES DE UN CONSUMIDOR MADURO

Autor - Anónimo
Precio – 8-10 € (69 páginas)

Valoración - 7,5 (escala sobre 10) Es meramente una curiosidad(desde mi punto de vista personal), aunque pudiera resultar un libro de mucha utilidad a ciertos sectores de la población. Iba a darle un 6, pero el texto de Huxley al final (por lo ideneo y adecuado) le ha hecho ganar puntos.


La anterior cita de Huxley la encontraremos en la contraportada de este "innusual libro", que además es anónimo (cosa poco habitual en estos tiempos triviales como un baile de disfraces en donde todos quieren ser reconocidos).
Tb encontraremos en sus 4 últimas páginas el texto de Huxley cuyo extracto figura en la contraportada y que a mí ver es el más adecuado que el autor podía incluir.

De forma sencilla, amena y con un lenguaje muy cuidado, el autor (señor talludito, creo que español, entrado en años, con hijos mayores y por su modo de usar el lenguaje, sospecho que académico) es un tipo normal al que el éxtasis se le cruza en su problemática vida de la mano de su hijo "adolescente-problemático".
No es ni científico, ni drámatico, ni monografico, es simplemente un testimonio acerca de lo que el autor considera un buen uso de las drogas (sin hacer apología) desde su experiencia personal.

Y como gran admiradora de Huxley, no puedo obviar el mágnifico texto de "Se busca un placer nuevo" que viene en las páginas finales, es como un exquisito postre después de una buena comida.




Escribir un comentario


Código de seguridad Refescar