(+34) 951 082 787 // 656 587 571 (WhatsApp)

Lunes a viernes de 10 a 20 horas.

Cesta0
Total:0,00 €
Tu cesta esta vacía!

SIGMUND FREUD (Padre del psicoanálisis)

Primero un poquito de rollo historico para situarnos:
Sigmun Freud es uno de los personajes más controvertidos del S.XIX, y aún sigue levantando encendidas disputas a cerca de sus métodos y del psicoanálisis en sí mismo, el cual hoy en día se sigue rechazando (igual que en vida de Freud). Sigmund Freud (Mayo de 1856 - Sep. 1939) fue un médico neurólogo austriaco (nacido en Freiberg, actual Pribor de Chequia), que se empezó a interesar en la hipnosis y cómo podía utilizarse para ayudar a los enfermos mentales. Más tarde abandonó la hipnosis en favor de la «asociación libre» y el análisis de los sueños para desarrollar lo que actualmente se conoce como «la cura del habla» (Usease, la terapia, que encima de que le cuentas tu vida a un tipo aburrido y gris, le pagas).
Esto se convirtió en los elementos de partida del psicoanálisis.

Los grandes intereses de este médico eran principalmente la histeria y la neurosis (hoy denominadas bajo otras formas), pero lo que es menos conocido en la vida de este hombre es la vinculación tan especial que tuvo con el mundo de las sustancias psicoactivas.

Hay que tener en cuenta que estamos en un siglo, el XIX, de grandes convulsiones sociales y culturales. El opio, el laudano, la cocaina, etc. son sustancias legales que distribuyen médicos y farmaceuticos. Es tb la época de la Absenta (licor sacado de la artemisa que dicen tiene propiedades alucinatorias y al que se le solía añadir laudano ¡Es que no veas como eran estos del S.XIX!), de Sherlock Holmes, de Jekill y Mr. Hide, de Frankenstein, el Hombre Lobo y Dracull el no muerto, de viajes a lejanos países, de grandes descubrimientos médicos y científicos... El S.XIX es el final del tunel oscuro por el que nació la civilización de nuestros días, y como toda zona oscura, hay sombras que no se distingen bien.

Pues con este burdo resumen del panorama, llega Albert Niemmann en 1860 y aisla un alcaloide psicoactivo a partir de la hoja de coca, y le llama cocaína.
A partir de esta fecha las propiedades estimulantes y placenteras, tanto de la coca como de la cocaina, la convirtieron en una importante droga medicinal que se vendía en distintas pociones, cigarrillos, unguentos, aerosoles, y la más popular, en bebidas alcohólicas. El preparado de alcohol más famoso de todos fue el "Vino Mariani" del que eran habituales consumidores la realeza y el papado, llegando Leon XII a otorgarle una medalla de oro agradeciendo a Angelo Mariani, creador y propietario del vino, su excelente "tónico" ¿Os imaginais al Papa dándole una medalla de agradecimiento a Pablo Escobar? Yo no.
Ahhh, la coca-cola tb nace por esta época, y hasta 1906 contenía cocaína.

Así pues la segunda mitad el S.XIX recibe a la coca y a la cocaína con los brazos abiertos.
Y llega nuestro amigo Freud, ferreo defensor de las propiedades de la cocaína, y dice que esta droga es una panacea y que será muy útil para curar el alcoholismo y la adicción a los opiaceos, y dicho y hecho. Alguna vez he leído u oído que Freud era un adicto a la cocaína, pero es algo que no puedo asegurar con certeza, lo que si sé es que murio de un cancer de mandíbula sin haber tomado una sola aspirana para el dolor, dicen.

L.Lewin, fundador de la etnofarmacología, en sus publicaciones finales sobre la cocaína en 1887, consiguió que Freud se retractara de su apoyo a la cocaína como tratamiento de deshabituación de opiaceos, pero Don Sigmund siguió negando que fuera adictiva.

Para 1880, los EEUU tienen entre manos la primera epidemia de cocaína que proseguiría hasta los años "20" del próximo siglo.
Con el cambio de siglo Estados Unidos restringe legalmente ciertas sustancias, por lo que médicos y farmacéuticos no pueden seguir abasteciendo a sus pacientes-clientes.
Esto dará lugar a la aparición del mercado negro que finalmente daría pie al desarrollo de los cárteles colombianos.

El hombre es el único animal que tropieza una y otra vez con la misma piedra hasta desgastarla...




Escribir un comentario


Código de seguridad Refescar