(+34) 951 082 787 // 656 587 571 (WhatsApp)

Lunes a viernes de 10 a 20 horas.

Cesta0
Total:0,00 €
Tu cesta esta vacía!

planta de Cannabis o Marihuana

Como es lógico, comenzamos esta andadura por el principio, que no es nada sencillo. Dependiendo de diferentes condicionamientos deberemos optar por unos u otros sistemas, si bien en esta serie vamos a tratar los mas sencillos de manera que cualquier principiante pueda iniciarse en la cannabicultura con éxito.

Por ello intentaremos hacer simple lo complicado y siempre escoger la solución mas simple y económica. Efectivamente, todo aquel que haya comenzado a cultivar habrá podido comprobar una cosa: El cultivo puede llegar a ser tan complejo o tan sencillo como nosotros queramos.

Con esto queremos decir que realmente no existe un límite en la tecnificación de un cultivo, pero sí unos mínimos que deberemos tener en cuenta si deseamos cosechar algo mas que hojarasca.

Lo cierto es que estos mínimos realmente lo son, ya que con tierra, luz y una semilla podemos cultivar una bella planta de marihuana, con lo que si disponemos de un terreno, huerta o espacio en el jardín, incluso en una terraza o ventana en verano, es la opción mas sencilla, sin luces artificiales, con una buena tierra y una maceta de buen tamaño o directamente al suelo ya estaremos escogiendo la opción mas sencilla.

Sin embargo, no todo el mundo tiene la oportunidad de plantar en esas condiciones y usualmente se acaba cultivando algo también en interior. En cualquier caso, los primeros pasos son muy semejantes.

LOS COMIENZOS

Así pues, lo primero que nos debemos plantear es si el cultivo será en interior, en exterior o en invernadero, considerando el cultivo en terraza como de exterior. La única diferencia real al principio es si plantamos en maceta o directamente al suelo. En cualquier caso, lo primero que debemos preparar es precisamente esta tierra. Si bien podríamos hacernos nuestra propia tierra a base de mezclar distintos componentes, vamos en este caso a buscar una solución intermedia mejorando una tierra ya preparada. Para ello podemos utilizar cualquiera de las marcas que se comercializan en tiendas especializadas, e incluso las de las grandes superficies.

Todas ellas traen perlita, un componente que permite airear la mezcla para evitar que la tierra se vaya compactando a lo largo de los riegos. Por efecto de la gravedad, al regar el sustrato o tierra se va apretando de manera que si no es muy esponjoso o aireado nos podemos encontrar con el tiempo que la planta comienza a mostrar signos extraños como amarilleamientos y necrosis en las hojas debido a que al estar compactado no seca bien y las raíces están permanentemente húmedas en la parte inferior de la maceta mientras que por arriba se muestra seca engañándonos y haciendo que reguemos de nuevo.

Por ello añadiremos algo mas de perlita que también se vende en grows y viveros, en concreto 1 litro por cada cinco de sustrato. Conviene mojarla antes de comenzar la mezcla, ya que desprende un polvo que no es bueno respirar. Una vez mojada, simplemente mezclaremos con las manos hasta obtener un reparto homogéneo.

En este momento podemos aprovechar para añadir también algo  de humus de lombriz ya que si bien este tipo de tierras ya preparadas suelen incorporar bastantes nutrientes, siempre es conveniente un aporte extra. Si decidimos añadir el humus, lo haremos a razón de un kilo por cada diez litros de tierra. Como decíamos mas arriba, el hecho de que vayamos a cultivar en maceta o en suelo es indiferente ya que en este último caso recomendamos hacer un agujero de al menos 50 cm de profundidad (mejor un metro) y de 30 a 50 cm de diámetro y lo rellenemos con la tierra preparada mezclada con la que hemos extraído del propio suelo.

Esto nos garantiza un buen arranque y comienzo del vegetativo además de facilitar el desarrollo radicular amén de asegurar una buena nutrición y sobre todo, un pH controlado que irá estabilizando el de los estratos inferiores ya del suelo madre para cuando lleguen allí las raíces. Igualmente recomendamos un drenaje en el fondo del agujero como si de una maceta se tratara para evitar el mismo efecto de encharcamiento.

Por supuesto, si el suelo es de reconocida calidad y/o se esta utilizando para cultivar otras plantas, podemos plantar directamente en el, con la única precaución de extraer y trabajar la tierra en el caso de que sea muy arcillosa o compacta, en cuyo caso podemos añadirle perlita.

CONSIDERACIONES

A la hora de comenzar el cultivo, sea cual sea su modalidad, habrá que tener en cuenta ciertos parámetros como la temperatura ambiente y la humedad relativa del aire. Otros dependerán de cómo cultivemos, ya que la estación del año nos puede dar igual cultivando con luces, mientras que si es en exterior dependeremos del fotoperiodo natural desaconsejando a lo principiantes cualquier otro cultivo que no sea el de verano.

Decimos esto porque suele ser frecuente que nos asalte la idea de hacerlo en invierno o muy al principio de la primavera, y no es que no se pueda hacer, pero se necesita experiencia para lidiar con temas como el frío, la alta humedad y la falta de luz que provocan la aparición de hongos y mohos variados así como una baja producción de flores y alta de hojas, eso si, muy resinadas.

Sin embargo, si el cultivo va a ser indoor, suele ser mas interesante hacerlo en épocas frías para compensar el calor que produce un foco y su correspondiente balasto, sobre todo si es en un armario de cultivo. En este caso, además será casi imprescindible un extractor de aire para poder acercar al máximo la luz a las plantas, mientras que si cultivamos en una habitación o un espacio mas abierto que un armario, quizá podamos prescindir de la extracción y funcionar sólo con un ventilador.

Otras cosas a tener en cuenta son: el tamaño del cultivo en interior o numero de plantas en exterior, cercanía del vecindario, el estado de la instalación eléctrica o la orientación de la terraza si vamos a poner ahí la maceta, entre otras posibles consideraciones, como la seguridad, la cercanía y la calidad del agua de riego sobre todo en exterior, aunque existen ciudades en las que la calidad del agua no es muy adecuada para las plantas y habrá que corregir pH o utilizar filtros de osmosis que limpien el exceso de minerales.

SEMILLA O ESQUEJE

He aquí otra duda que asaltará al principiante: “¿Será mejor semillas regulares? ¿Feminizadas ó Automáticas? O quizá ¿son mejores los esquejes?” Lo cierto es que existen distintas opiniones, pero vamos a exponer las que creemos mejores opciones razonando los motivos. Está claro que en la mayoría de los casos, cuando cultivamos marihuana es para consumirla de una u otra manera, y esto quiere decir que cuanto mas cantidad obtengamos en el menor espacio y en el menor tiempo posible. Sin embargo, se supone que algo sobre cultivo tendremos que aprender, ya que si no con seguridad encontraremos problemas en este primero o en los siguientes y no sabremos por qué.

Bajo nuestro punto de vista, un principiante debería comenzar con semillas regulares de calidad, por el simple hecho de aprender a distinguir los machos de las hebras y las técnicas clásicas de cultivo de variedades no feminizadas. El argumento del aprovechamiento de espacio y recursos al no tener machos queda rebatido por el hecho de que, en el caso de que nos salgan hermafroditas o comencemos a sufrir alguna polinización accidental proveniente de un vecino por ejemplo, no sabremos reaccionar y cuando queramos hacerlo tendremos las plantas completamente semilladas. En cambio, si nuestro primer cultivo, que no suele ser muy productivo, lo realizamos con variedades clásicas y sencillas como las diferentes Skunk o híbridos afghanos o con Northern lights, aprenderemos a identificar machos, el estado de las flores e incluso probar a hacer algunas pocas semillas polinizando nosotros mismos de manera controlada, lo que nos servirá también para identificar una polinización accidental al conocer ya los síntomas.

Mas tarde podremos ya realizar otros cultivos con variedades feminizadas o automáticas, aunque en este caso también recomendamos el uso de esquejes si estos provienen de un origen conocido y probado, con total seguridad de calidad y correspondencia con la variedad que se supone que es y que resiste al hermafroditismo, y por supuesto, que llegue limpio de bichos o patógenos. Lo ideal sería incluso poder probar la variedad ya seca antes de adquirir los esquejes al objeto de comprobar textura, sabor y psicoactividad. En cualquier caso, las semillas feminizadas, es ideal cuando ya tenemos claros algunos conceptos de cultivo o si no tenemos acceso a buenos esquejes, y las variedades automáticas son únicas para plantar fuera de temporada en exterior.

Lo importante es que escojamos una variedad robusta y resistente, sencilla de cultivar y relativamente rápida que nos permita ir adquiriendo esos conocimientos de cultivo sin arriesgar demasiado en calidad y producción y con aromas y potencia aceptables como mínimo.

 


Escribir un comentario


Código de seguridad Refescar

Productos destacados

  • Semillas Dinafem Critical + 2.0 Autofloreciente Feminizadas
    Semillas Dinafem Critical + 2.0 Autofloreciente Feminizadas
    Los cogollos engordan tanto que llegan...
    * Product has attributes
    Semillas Pyramid Auto White Widow Feminizadas
    Semillas Pyramid Auto White Widow Feminizadas
    Pyramid Auto White Widow. Aroma y sabor...
    * Product has attributes